martes, 24 de diciembre de 2013

Breve historia de la Navidad


En navidad nuestras cocinas se llenan de aromas deliciosos, es el pretexto perfecto para compartir con nuestras familias y amigos platos extraordinarios llenos de sabores, pero ¿Qué tanto sabemos de la historia sobre esta fiesta? 

La navidad fue proclamada oficialmente en el año 354 por el papa Liberio quien proclamó que la navidad debía celebrarse el 25 de diciembre, con el motivo de sustituir la celebración del dios sol (natalis invictis solis) y para que los pueblos paganos se convirtieran al cristianismo; de esta forma era más fácil que los romanos no perdieran sus tradiciones pero que si se convirtieran en cristianos. Cabe destacar que el antecesor del papa Liberio, el papa Julio I, ya había pedido que la navidad de celebrará desde el año 350, pero fueron 4 años después cuando se proclamó oficialmente por el papa ya mencionado. Más tarde la celebración se extendió por todo el mundo.


La prohibición de la navidad por ser considerada una festividad pagana

La prohibición de la navidad se debió a que las iglesias protestantes (pertenecientes a la reforma protestante, surgida en Alemania en el siglo XVI), las cuales no aceptaban las leyes de la iglesia católica antigua por considerarlas medievales y bajo el dominio papal; no estaban de acuerdo con la navidad ya que la consideraban una celebración pagana, en relación a las fiestas que los romanos realizaban en esa fecha a sus dioses.

Más tarde fue declarada ilegal en algunas ciudades de Estados Unidos, tales como Boston (de 1659 a 1681). Al término de la Independencia de los Estados Unidos en 1783, la navidad fue vista como una celebración típica inglesa, y al ser estos sus adversarios en dicha guerra la navidad cayó en desgracia y pronto desaparecería por completo, al menos en dicho país, y por ser nuestro vecino, seguro que en el nuestro habría pasado lo mismo y de esta forma hubiera desaparecido en América.

La reinvención de la navidad

Para el año de 1820, las tensiones en Inglaterra habían cesado un poco; y debido a que la navidad estaba en proceso de desaparición, algunos escritores británicos se inspiraron para escribir historias sobre el tema. Tal fue el caso del famoso escritor  inglés Charles Dickens quien en 1843 publicó “Un cuento de navidad”, donde escribió dicha fiesta como una celebración de buena voluntad y de tiempo de estar y celebrar con los familiares, haciendo hincapié en esta última,  la familia; y dando a conocer a la navidad como la celebramos en la actualidad.

La tradición de comer pavo

No es un secreto que el guajolote haya sido descubierto por los españoles en tierras aztecas, y al cual llamaron “gallina de las indias” (por el país que creyeron haber descubierto). Fue gracias a su domesticación por los aztecas que el guajolote fue fácil de transportar para los españoles, introduciéndolo así a Europa y convirtiéndose en un plato que solo podía ser consumido por la monarquía y la alta sociedad de Europa. En Inglaterra su crianza y consumo tomo importancia que dio origen a la raza “negra de Norfolk”. Y fue la reina Victoria del Reino Unido quien en 1852 remplazó el tradicional cisne de la cena de navidad por el pavo de la raza Norfolk. Acto seguido, las familias imitaron dicha cena.


En cada región, la tradicional cena navideña varía de acuerdo a las tradiciones y costumbres, no en todos lados se consume pavo, ni en todos lados se celebra la navidad. Lo que si hay que tener presente es que cualquier época es buena para dar; si bien hace ilusión recibir, pero dar nos da satisfacción y alegría. ¡Feliz navidad a todos!